Seamos asertivos


Ser asertivo es tener la habilidad social de saber expresar nuestro punto de vista y defender nuestras opiniones y derechos. Nos permite conseguir nuestros objetivos sin atentar contra los de los demás.


Aunque la comunicación asertiva es una habilidad para expresarnos de forma honesta, defendiendo nuestras opiniones, para algunas personas no resulta tan sencillo ponerlo en práctica, pues consideran que expresar sus necesidades de una manera directa es entrar en un conflicto con el otro, confundiendo a veces la asertividad con la agresividad, lo que da lugar a comportarse de una forma pasiva o inhibida, sin llegar a actuar y defender los propios intereses, y a veces incluso, no atreviéndose a decir que no, o llegando a dar explicaciones de lo que hacen y no hacen.


Pues bien, llega la hora de deshacer ese horrible mito que además, influye directamente en nuestro bienestar, ya que está demostrado que las personas asertivas tienden a sufrir menos situaciones conflictivas en sus relaciones con los demás. Por lo tanto, su nivel de estrés es mucho menor porque consiguen satisfacer y defender sus necesidades y sentimientos, ganar confianza y mejorar su autoestima, favorecer además la comunicación con los demás, crear relaciones interpersonales más íntegras y hacer respetar sus derechos.



Veamos entonces la diferencia entre una persona que actúa de forma asertiva y la que lo hace de forma agresiva. La que utiliza una comunicación asertiva utiliza su diálogo para dirigirse de forma respetuosa y pensando en los beneficios para ambos. Sin embargo, la persona agresiva busca defender sus necesidades sin respetar las de los demás y a costa de ellos, generando habitualmente situaciones conflictivas.


Así que si consideras que debes mejorar tu comunicación asertiva, intenta evitar pensamientos negativos, es decir, no te sientas mal por decir que no cuando una noche no quieras salir de fiesta o porque no te apetezca cambiarle tu turno de trabajo un día a un compañero porque ya tenías planes. No dudes en expresar lo que necesitas o piensas, puedes ayudarte con oraciones en primera persona, lo que significa que siempre será mejor decir: “No estoy de acuerdo” en vez de “estás equivocado”, ya que si usas ésta última no estarás respetando la opinión de los demás.


Anímate a hacerlo poco a poco y verás que irán desapareciendo algunas pesadas frases que nos solíamos repetir, y posiblemente afectaban anímicamente, tales como: “Le tendría que haber dicho…”, “¿Por qué tengo que hacerlo si no me apetece?”, o “¿Y si le hubiera dicho que no?.

68 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo